H. Mislata 36-43 BM Castellón

Las castellonenses viajaban a Valencia para enfrentarse al 2º clasificado de la competición tras su derrota ante ellas por sólo cuatro tantos en el partido aplazado disputado hace dos semanas. Las pupilas de A. Banacloche y M. Lázaro sabían de la importancia del partido para poder continuar su lucha por estar en la parte alta de la tabla.

El partido comenzaba con un BM Castellón muy concentrado en ataque, aunque con poca intensidad defensiva, lo que permitía al equipo local un intercambio de goles continuos sin dejar que las castellonenses se despegaran en el marcador. Tras un tiempo muerto, las de la plana conseguían aumentar un punto la intensidad defensiva y enlazar salidas al contraataque para conseguir una ventaja de 4 goles al finalizar la primera parte.

A la salida del vestuario las guerreras de la plana mostraban una actitud de nerviosismo y precipitaciones, que colocaba un +2 en el marcador. La falta de fluidez en el ataque de las castellonenses impedía seguir con la linea de la primera parte. Sin embargo, las castellonenses entendieron que la forma de romper el partido era seguir jugando en equipo, donde primaba las acciones grupales a las individuales, dejando un nivel de juego digno del resultado final 36-43.

A pesar de encajar demasiados goles, la entrenadora afirma que la actitud de juego en ataque es lo que les da la victoria. “El equipo siempre está por encima de la individualidad, y eso nos da grandes resultados.  Seguir en esa línea de trabajo nos llevará lejos en la formación de las jugadoras. Estoy muy contenta con el esfuerzo del equipo, desde la primera a la última. Con un equipo tan corto es difícil mantener el compromiso y la exigencia del día a día en estas edades. Pero estas niñas lo hacen 4 días a la semana, y de eso no nos podemos quejar. Tenemos el mejor equipo, corto, pero implicado”.