Las pupilas de Arantxa Banacloche y María Lázaro, jugaron el pasado sábado frente a Maristas de Algemesí mostrando que no importa cantidad de banquillo sino la lucha, la garra y el trabajo durante la semana.

Tal y como hemos visto en pasadas jornadas, las castellonenses tienen algo en el juego que las caracteriza, y es que no importa quien este en la pista, como lo este haciendo o que errores o aciertos cometa porque la mentalidad es de equipo. Todo lo que se hace suma en el equipo. Esto se esta viendo reflejado en el luminoso de los últimos partidos.

Las castellonenses comenzaron frías y con poca intensidad defensiva, lo que permitía que el equipo visitante estuviera en partido durante 20 minutos, sin apenas logar amplias ventajas. Esto lo estamos viendo últimamente durante los primeros minutos, lo que no servirá frente rivales más fuertes, como el de la próxima semana.

Tras una primera parte con un resultado de 15-14 las pupilas de A. Banacloche salían a la pista con un objetivo a cumplir, mejorar la defensa y correr al contraataque. Algo que les encanta al equipo de la plana. Durante 30 minutos defensivos intensos las guerreras de la plana conseguían otra victoria con un resultado de 26-37.

La entrenadora reflexiona, “¿nos valdrá perder 20 minutos de partido en calentar, sin intensidad donde todo vale frente rivales de arriba de la clasificación? No, La concentración debe durar 60 minutos, ya cometimos el error en la segunda jornada frente Picassent y parece que no hemos aprendido. Cuando toque sacar el carácter no sabremos y esta semana no toca bailar contra el líder. Así en la primera parte tendrán el partido las locales. María y yo esperamos ver al equipo con garra, lucha y concentración durante 60 minutos, el resultado nos da igual.”