Derrota con sabor a victoria por las sensaciones adquiridas.
Las infantiles se enfrentaban al CH. Picassent, equipo conocedor de la categoría lo que hacia que las visitantes, el BM Castellón empezara el partido nerviosas, perdiendo muchos balones y con una defensa muy floja. A medida que iba avanzando el partido, los nervios cesaron y la confianza de las jugadoras aumentó.
En la segunda parte vimos grandes acciones defensivas, buenas jugadas en ataque y, lo más importante, sacaron la garra y la fuerza, pelearon hasta el último minuto lo que hizo que acabasen el partido llevándose muy buenas sensaciones a pesar de la derrota.